Plástico en la Higiene Menstrual

Higiene Menstrual

La primera compresa que usaste todavía se está descomponiendo en algún lugar y lo seguirá haciendo por unos 300 años más. Con esto en mente, hagamos cuentas: en promedio, un ciclo menstrual tiene una duración de 28 días, 5 de ellos, sangras. Si tu flujo es normal, es posible que debas usar entre 4 y 6 compresas o tampones por cada día de sangrado. Esto equivale a 20 o 30 por cada ciclo. Las mujeres tienen la regla cada mes durante 40 años aproximadamente, es decir 480 ciclos, lo que se traducirá entre 9.600 y 14.400 compresas o tampones descomponiéndose y contaminando nuestro planeta.

Ahora multiplica esto por cada mujer que usa productos desechables para la higiene femenina… el resultado es un MONTÓN de basura. Toneladas y toneladas de plásticos, químicos, líquidos blanqueantes y fibras sintéticas convirtiéndose en residuos altamente contaminantes para el medio ambiente (y ni siquiera estamos teniendo en cuenta aplicadores o salvaslips). 

¿Por qué pasamos por alto cifras tan abrumadoras?

Aunque el problema del plástico en la higiene femenina es desorbitante, resulta fácil ignorarlo porque una vez que nos cambiamos la compresa o el tampón se acaba el inconveniente, hasta ahí llega nuestra preocupación egoísta y utilitaria. Ya está, una parada técnica en el baño y como nuevas.

No se nos ocurre preguntarnos a dónde
irán a parar estos productos, no tenemos la necesidad de hacerlo, ¿o sí?

Vamos a ver, hagamos un pequeño ejercicio: imagina que cada vez que cambiaras tu compresa no pudieras deshacerte de ella como por arte de magia, sino que tuvieras que dejarla en casa hasta que ella misma desaparezca. Al cabo de cierto tiempo la situación sería insoportable, es más, pregúntate si aguantarías siquiera un día. ¿Acaso no harías todo lo posible por dejar de usar compresas desechables? Pues bien, a gran escala, este planeta es tu casa. Solo porque hayas metido las compresas usadas en un rincón que no puedes ver (o más bien, que alguien las haya puesto ahí por ti) no significa que hayan desaparecido. Siguen ahí, piensa en esto por unos instantes:

Todas y cada una de las compresas que has usado siguen ahí, en algún lugar del mundo. Entonces, ¿por qué continúas contaminando tu casa?

Simplemente, hoy en día no hay excusa. Las alternativas son cada vez mejores y más variadas. En el mercado actual encuentras desde ropa interior a prueba de fugas y compresas de tela reutilizable, hasta tampones orgánicos y biodegradables, esponjas marinas, y por supuesto, la copa menstrual. Así que si quieres zafarte de la pregunta con un: «Es que las compresas y los tampones biodegradables son mucho más caros», «Es que no sé usar la copa» o «Es que las braguitas absorbentes me dan desconfianza» estamos peor de lo que pensábamos.

En primer lugar, puedes sacrificar un par de cervezas al mes e invertir en productos biodegradables. Si la cuestión es un poco más compleja porque no sabes cómo utilizar algunos de estos productos, pues simplemente ensaya. No descartes opciones porque a primera vista no sepas cómo funcionan o te resulten algo extrañas. Incomódate un poco, haz un esfuerzo por dejar de generar tanta basura, ¿qué es lo peor que puede pasar? 

Alternativas al plástico en la higiene menstrual

Copa menstrual

Como sabrás, es un producto reutilizable que se adapta perfectamente a las paredes vaginales recogiendo el flujo menstrual. Gracias a su forma de embudo es capaz de contener más sangre que otros métodos como tampones o compresas. Cuando la copa está llena debes sacarla, vaciarla y volver a ponerla. Si quieres saber más sobre usos y desusos de la copa menstrual haz clic aquí. Si ya conoces todos los beneficios de esta maravillosa alternativa y solo te hace falta comprarla, puedes adquirirla en nuestra tienda, haciendo clic aquí.

Compresas y tampones orgánicos

Funcionan exactamente como las compresas o los tampones normales, pero están hechos de algodón orgánico y no contienen químicos como cloro o dioxina. Tampoco llevan perfumes u otras sustancias tóxicas. En Kiara te ofrecemos varias alternativas según tus necesidades. Para verlas todas haz clic aquí.

Braguitas a prueba de fugas

Se trata de ropa interior normal pero tiene varias capas absorbentes y antibacterianas de modo que evitan los olores. Te proporciona una alternativa a los salvaslips o a las compresas. Estas braguitas son reutilizables y libres de químicos. Para lavarlas puedes pasarlas por agua primero y luego ponerlas en la lavadora junto con el resto de ropa.

Esponjas marinas para la higiene menstrual

Al igual que las esponjas sintéticas, tienen propiedades súper absorbentes. Para utilizar la esponja tienes que humedecerla y luego introducirla dentro de la vagina, como un tampón. Debes retirarla cada pocas horas, limpiarla con agua y jabón neutro y estará lista para volver a colocarse. Es importante que te asegures de que la esponja que adquieras haya sido recolectada utilizando procesos de pesca sostenibles.

Compresas de tela

Son una muy buena alternativa a las compresas normales y se cambian tan a menudo como lo necesites. Las puedes conseguir en diferentes tamaños y niveles de absorción. Al igual que la ropa interior, debes enjuagarlas antes de colocarlas en la lavadora.

¡Es tu turno de tomar acción!

Ya conoces unas cuantas alternativas a las compresas y los tampones tradicionales. Es momento de pasar a la acción. Piensa que desde que te levantas hasta que te acuestas utilizas cientos de productos fabricados con plástico. ¿Cuántos de esos puedes reemplazar por alternativas menos contaminantes en higiene menstrual? Ahora que lo sabes, no permitas que aquellos que usas como parte de tu higiene femenina sigan siendo un problema. ¡Es cuestión de actuar con más consciencia y, por supuesto, pasar la voz!

La Unión Europea y los plásticos de un solo uso

A pesar de que como consumidores tenemos una responsabilidad evidente, sabemos que el problema del plástico también es una cuestión que deben abordar las empresas que lo producen. En 2019, la Unión Europea aprobó un decreto para prohibir los plásticos de un solo uso, sin embargo, dentro del listado de productos a eliminar no se incluye ninguno referente a la higiene femenina.

Esto resulta absurdo si tenemos en cuenta que gran parte de las compresas y los tampones están elaborados con plástico. El parlamento europeo lo sabe, pero se ha limitado a exigir que los productos de higiene femenina desechables proporcionen «información clara y legible» sobre el modo de eliminación de los residuos, sobre su impacto ambiental negativo y la presencia de plásticos en ellos.

¿Por qué estos productos siempre «merecen» un capítulo aparte? ¿Por qué siempre tenemos que luchar por nuestro derecho y bienestar como mujeres?

Quizás en una sociedad más equitativa las compresas y los tampones serían los primeros productos en encabezar la lista de prohibiciones, porque no solo son desechables que contaminan espantosamente el planeta, sino que son nocivos para nuestra salud. 

Microplásticos en tu vagina

Como hemos dicho, tanto compresas como tampones comerciales están hechos de sustancias muy dañinas para nuestro cuerpo. Un solo tampón tradicional puede contener cientos de compuestos derivados del petróleo.

Cada vez que tienes la regla condenas a tu vagina a absorber cantidades considerables de químicos durante horas que después se quedan en tu interior en forma de microplásticos y fibras… y todavía te preguntas por qué tu zona íntima se irrita cada dos por tres.

No es sorprendente que un 20% de las veces que las mujeres van al ginecólogo por razones imprevistas se debe a que experimentan episodios de irritación vulvo vaginal.

La industria reconoce este problema y ha comenzado a producir compresas y tampones de algodón, sin embargo, muchos de ellos siguen teniendo compuestos químicos que continuarán desequilibrando tu flora vaginal. Debes informarte bien cada vez que adquieras alguno de estos productos porque hasta ahora no hay ninguna normativa que exija a los fabricantes decir de qué están hechos exáctamente sus tampones o compresas. Esto no solo vulnera nuestros derechos como consumidores sino que pone en peligro nuestro bienestar como mujeres. Por eso, en Kiara nos aseguramos de trabajar únicamente con productos de higiene hechos de algodón orgánico certificado, libres de residuos de pesticidad o herbicidas y, por supuesto, 100% biodegradables. Si quieres conocer más sobre las marcas y los productos que ofrecemos haz clic aquí.

Por el planeta y por ti

Deja de usar toallas y tampones desechables, ya has visto que tienes muchas alternativas. La industria necesita sentirse presionada si queremos ver un cambio real y la mejor manera de hacerlo es dejar de usar estos productos. Di NO al plástico en la higiene femenina, elige alternativas orgánicas, biodegradables o reutilizables. Sé más compasiva con tu vagina, tu cuerpo y el planeta. Si no sabes por dónde empezar, visita nuestra tienda online donde encontrarás las mejores opciones para tus necesidades de higiene femenina.

¡Visita nuestra página web para los mejores consejos sobre salud femenina!


Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados